jueves, 21 de marzo de 2013

Donde Dalí encuentra a José Antonio y a Franco

 
Dalí gustaba de posar bajo la foto de Primo de Rivera
(a la izquierda, a finales de los 50, a la derecha a principios de los 70) 

La foto de José Antonio procedía de un céntrico restaurante de Figueras. Estaba allí y unos turistas franceses se quejaron de que el "jefe del fascismo español" estuviera en la sala. El restaurador, amigo de Dalí, lo retiró y este se lo llevó a su casa de Port-Lligat. Dalí que en los años 20 se creyó comunista, apolítico desde los 30, en la postguerra se fue aproximando al franquismo (del que admiraba su idead e orden e incluso mantuvo una buena amistad con el Jefe del Estado que se prolongó hasta principios de los 70), a partir de mediados de los 60 empezó a declararse partidario de la "monarquía anárquica". 
Sobre Primo de Rivera dijo: 
"José Antonio tuvo el valor de presentarse tal como era, de hablar en nombre de lo que él consideraba la élite y de proponer un programa que borrara todos los ¡Abajo" en un solo lema ¡Arriba España! No estoy haciendo apología del fascismo español. Lo que admiro de este discurso es la voluntad de inversión de las ideas en sentido vertical".
En nuestro libro Dalí entre Dios y el Diablo dedicamos un capítulo a la "política hermética", la concepción política de Salvador Dalí, inspirada en Julius Evola.

Dalí con Franco en el acto de presentación del cuadro en el que representaba a Carmen Martínez Bordiu, nieta del Jefe del Estado.

 
Fueron innumerables las ocasiones en las que Dalí visitó a los Franco.
El pintor tenía con el Jefe del Estado un punto de contacto importante:
a ambos les gustaba la obra de Vermeer de Delft

No hay comentarios:

Publicar un comentario